noviembre 13, 2017

Koh Kood, un paraíso perdido de Tailandia


Dónde tomar algo y cenar en Koh Kood

Alba y yo caminábamos por la playa de Klong Chao alucinados por la finura de la arena. Creo que es la arena más fina que hemos conocido. Era tan fina que cada paso en ella producía un curioso sonido metálico. Aunque este fenómeno estuvo a punto de hipnotizarnos como a primates que adoran el fuego, finalmente proseguimos nuestra exploración y acabamos subiendo a un bar-mirador que se encuentra en el extremo sur de la playa: el Goodview Coffee.


Allí arriba, mientras tomábamos algo, el atardecer sólo fue a mejor.


Aquella noche una serie de tormentas eléctricas iluminaron el cielo, y creo que incluso llovió abundantemente mientras dormíamos. Yo sólo cruzaba los dedos por que nos hiciera buen tiempo los días que íbamos a estar allí. Si quería tirar agua, ¡que tirara toda por la noche!

Efectivamente el nuevo día salió soleado, perfecto para empezar a conocer las playas de Koh Kood. Koh Kood es una isla lo suficientemente grande como para necesitar un vehículo motorizado para recorrerla, pero Alba y yo éramos muy reluctantes a coger una moto, ya que ninguno de los dos había conducido una nunca. Habíamos preguntado por bicis en todas partes, pero no parecían existir allí. Así que durante las primeras horas de ese día decidimos visitar alguna playa cercana y, de mientras, valorar la posibilidad de alquilar una moto.


Nuestra cabaña venía con mascota incluida

Ruta en moto por las playas desiertas de Koh Kood

Caminamos por la carretera hasta el extremo derecho de Klong Chao, donde se encuentra el Away Resort, y seguimos el sendero que pasa por delante de los bungalows y recorre la costa. Al cabo de un cuarto de hora llegamos a Ao Noi Beach, una preciosa playa toda para nosotros solos.



Cuando el rato de relax en Ao Noi nos hubo bastado, una breve caminata a través de las rocas nos llevó hasta la linde de la playa Ao Tapao justo antes de decidir volver.


De regreso en Away Resort, nos topamos con un amable trabajador del hotel que alquilaba motos y me decidí finalmente a conducir una y resolver de un plumazo la problemática del transporte. La llevé durante un tramo yo sólo antes de que Alba se subiera detrás, y poco a poco, con el respeto y la seguridad por delante en todo momento, la isla fue toda nuestra.

Alquiler de moto (1 día): 200 THB 5,7 €

Cambio: THB 35 = 1€ (aprox.)

La gasolina se puede encontrar por 40 THB 1,14 €

Cambio: THB 35 = 1€ (aprox.)
la botella.

Viendo cómo era la carretera, hacerlo en bici habría sido casi imposible. Cuestas inmensas y largos trayectos que sin motor se harían eternos. El tráfico era casi inexistente, y la mayor parte de la vía se encuentra bien asfaltada, así que la conducción era muy sencilla. Eso sí, JAMÁS hay que bajar la guardia; el número de accidentes de moto en el Sudeste Asiático es altísimo.

Conociendo los riesgos, la moto nos permitió llegar a todos los lugares que quisiéramos, así que fue una genial idea. Pudimos contemplar la isla en toda su amplitud, y comprobar que Koh Kood es como las demás islas de Tailandia... pero hace 30 años. Sí, hay resorts, y sí hay algunos turistas, pero el porcentaje es pequeñísimo. Koh Kood se encuentra, en su mayor parte, vacía y desurbanizada.



En el sur de la isla encontramos la playa de Klong Hin, a la que conduce un camino de tierra y raíces que no nos atrevimos a pasar con la moto. Coquetas cabañas y muchas palmeras alargadas enfrentaban el calmado mar azul turquesa.



Siguiendo un camino por la costa se puede llegar a la playa de Klong Chak.


La siguiente parada fue en Ao Takian, una playa también muy bonita y tranquila pero empañada por cantidades ingentes de basura que el mar había arrastrado a la orilla. Los hoteles del lugar limpiaban su tramo de playa y se olvidaban de lo demás. Aunque sin duda la culpa la tenemos todos.


El punto más alejado al que viajamos fue la playa de Ao Phrao, una larga playa custodiada por un inmenso palmeral y un par de resorts. El sol se acercaba al horizonte y era hora de comenzar la vuelta a casa.


Nuestro periplo motero por Koh Kood de aquel día acabó en Bang Bao Beach, que entró de lleno en la lista de mis playas favoritas. Tanto me gustó que supe que tenía que verla con otra luz y otra marea, así que no sería la última vez que pisaría aquella blanca arena.


2 comentarios:

  1. Hola!

    queremos visitar koh kood en marzo, y tenemos la misma sensación y problema con la moto, no hemos llevado nunca ninguna. Hay coches con conductor o para alquilar?

    Gracias y enhorabuena por el blog, muy útil!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias!

      Pues hay poca infraestructura turística, transportes incluidos. A diferencia del resto de Tailandia, no vi ni taxis ni tuk-tuks. Lo que sí vi fueron estas furgonetas abiertas que trasladaban a los viajeros del puerto a sus alojamientos y viceversa. Si habláis con alguien en un hostal, por ejemplo, quizás puedan conseguiros a alguien para que os lleve a determinados puntos de la isla.

      Un saludo y suerte! ;)

      Eliminar

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.