noviembre 04, 2017

Descubrimos Koh Kood... previa escala en Bangkok


Qué melancolía me recorrió el cuerpo cuando, caída la noche, bajo el techo azul de Ihasia, me tocó despedirme de todos. Arnie, Vanessa, Ra, toda la gente de la escuela, el gecko que nos vigilaba desde su agujero en la esquina de la pared... Durante muchos días había visto cómo la gente iba y venía, mientras yo echaba raíces. Durante dos semanas no había tocado la mochila, y tenerla preparada, apoyada en la arena, esperando a ser cargada, me producía un sentimiento contradictorio.

Por un lado quería continuar el viaje, pero por otro no entendía por qué me iba de un lugar en el que me sentía como en casa. Afortunadamente me acompañaba Alba, que se había apuntado a viajar conmigo hasta Koh Kood, una isla que -le prometí- nos encandilaría. Menos mal, porque dejarles a todos allí, embarcar en aquel ferry nocturno yo solo, me habría arrancado un cachito de corazón.


Viaje de Koh Tao a Bangkok en ferry nocturno

Alba y yo habíamos reservado el viaje hasta Bangkok en una agencia de Chalok Baan Kao gestionada por una simpatiquísima mujer. Esa noche un taxi nos recogió frente al negocio y nos llevó hasta el puerto de Mae Haad, donde nos esperaba el ferry.

Ferry nocturno + bus de Koh Tao a Bangkok: 850 THB 24,2 €

Cambio: THB 35 = 1€ (aprox.)

Nada más embarcar, nos agenciamos dos literas superiores y esperamos a que llegara la hora de partir. Tras un rato de espera sentados en una solitaria cubierta exterior, los motores empezaron a rugir. "A ver si dormimos..." pensábamos recelosos. No había mucho más para hacer, así que nos tumbamos en nuestras camas y enseguida apagaron las luces. Rara vez he dormido tan bien en mi vida. La cama era cómoda, la gente respetuosa y silenciosa, y quizás el leve balanceo del barco me acunaba como tanto me gusta. En un pestañeo -literal- el barco estaba atracando en Chumphon. "¡¿Ya?!" Ojalá hubiese durado cinco horas más, la verdad.

Tras una serie de trámites y esperas en Chumphon, nos subimos al bus que nos llevaría a la capital. El bus nos dejó bastante lejos del centro, y tuvimos que recurrir a una furgoneta junto a otro grupo de viajeros. Cada uno pagamos 100 THB hasta Khao San.

Como Alba no tenía ninguna preferencia de alojamiento, le propuse ir a Lamphu House, que días atrás había sido mi acogedora casa en Bangkok. Una de las primeras cosas que hicimos fue acudir a la agencia Bonsiri, cerca de Khao San, a por nuestros pasajes para Koh Kood. Se puede viajar a Koh Kood por vuestra cuenta perfectamente, tomando un bus a Trat, pero nuestro tiempo en Tailandia era limitado y no nos importó pagar un poco más por un servicio directo.

Bus + barco de Bangkok a Koh Kood (y vuelta): 1700 THB 48,5 €

Cambio: THB 35 = 1€ (aprox.)

La agencia de Bonsiri se encuentra en la calle Thanon Tani, paralela a Khao San Road.

Una vez cerrado nuestro plan para la mañana siguiente, nos quedaban unas cuantas horas en las que poder disfrutar de Bangkok sin pretensiones. Un pequeño viaje por el río, un paseo por la zona de templos... La preciosa luz anaranjada y la temperatura suave de la tarde hacían de la capital una ciudad amable. Cada vez me gusta más Bangkok. Es única.


Viaje de Bangkok a Koh Kood

Las 4-5 horas de bus desde Khao San hacia el puerto de Trat del día siguiente parecían ir sobre ruedas (nunca mejor dicho)... hasta que una explosión nos puso a todos los pasajeros los huevos por corbata. Creo que no llegué a saber lo que había pasado... pero una cosa era clara: nuestro autobús había muerto.


La espera a que otro bus nos recogiera se hizo eterna, y para cuando llegamos a Trat el ferry ya había salido. La empresa se encargó de conseguirnos una lancha rápida que nos llevaría a toda pastilla hasta las islas (tanto Koh Kood como Koh Mak, dependiendo del destino de cada viajero). No hay mal que por bien no venga, y el percance con el bus propició un viaje en lancha rápida bastante divertido.

Dónde dormir en Koh Kood: alojamiento económico

Sabíamos la zona en la que pretendíamos alojarnos pero no habíamos reservado nada. Una especie de songtaew nos llevó hasta Klong Chao. Allí, tras preguntar en varios alojamientos, encontramos nuestro nuevo hogar: una cabañita perteneciente al Klong Chao Garden View.

Klong Chao Garden View (Bungalow dos camas): 800 THB 22,8 €

Cambio: THB 35 = 1€ (aprox.)

Los bungalows individuales y de cama de matrimonio costaban 500 THB ... ¡Alba y yo nos acabábamos de conocer, pervertidos! ;)
Reserva tu alojamiento en Koh Kood pinchando aquí

No tardamos demasiado en salir a inspeccionar los alrededores, concretamente la playa de Klong Chao. Accedimos a ella a través de unos pomposos resorts de lujo, y nos quedamos embobados con la arena fina, los cocoteros y una bonita puesta de sol. Algo me decía que con Koh Kood habíamos acertado...


0 comentarios:

Publicar un comentario

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.