La mochila: información y consejos

Si eres de los que prefiere cargar con una mochila en sus viajes en lugar de arrastrar una maleta, este post es para tí.

Sobre el tamaño y la capacidad, para gustos los colores. Hay gente que se arregla con una mochila de 35 litros para dos meses, otros no imaginan un viaje relativamente largo con menos de 60 litros. Yo os voy a enseñar la mochila que utilizo desde hace años para largos períodos en el monte y mis viajes (la marca, si es buena, suele ser indiferente).

Mi mochila es una Vaude (la de la imagen), con una capacidad de 45 litros que es ampliable (al ser la capucha ajustable permite una mayor o menor altura de la mochila). Creo que esta capacidad es un buen intermedio entre la precariedad de mochilas más pequeñas y el gigantismo de otras mayores. Ofrece el espacio para meter aquello indispensable e incluso lo no tan indispensable si sabes racionar el volumen.

Sobre todo es cómoda, siempre y cuando la lleves como debes llevarla. Sus correas están almohadilladas y también la espaldera, que en su interior porta una chapa metálica para favorecer la justa rigidez, y además tiene canales que dejan correr el aire para que nuestra espalda respire.

Su configuración externa es bastante limpia, quiero decir, no tiene cintas o bolsillos aparatosos (para los aeropuertos o para viajar por entornos precarios como una selva esto es un plus).

Puede aguantar ciertas cantidades de humedad y agua, pero se recomienda complementarla con una funda impermeable para entornos lluviosos o travesías con ríos, etc.

¿Cómo llevar correctamente la mochila?
La espalda es el lugar más resistente sobre el que una persona puede cargar un gran peso, pero debemos distribuir bien la carga.

Si dejamos que toda ella se apoye sobre los hombros acabaremos con estos y con los trapecios destrozados. No mucha gente sabe que a donde debemos transmitir la mayor parte del peso de nuestra mochila es a las caderas. Las "riñoneras" laterales deben estar fijadas en la cintura, bien atadas sobre la cadera, de modo que liberemos a la parte superior del tronco de la mayor parte de la carga.

También es importante que ajustemos el estabilizador pectoral para que la masa de la mochila esté lo más próxima posible al tronco y que el peso no incline nuestro cuerpo hacia atrás.

Y que hagamos uso de las cintas de hombros sobre las hombreras para adecuar esta medida a nuestros hombros.

¿Cómo distribuir el peso en la mochila?
Para cuidarnos la espalda no sólo hay que tener en cuenta la posición de la mochila, sino también la manera de distribuir el peso en ella, y también es una forma de proteger el material que portamos en su interior.

- En el fondo debemos colocar los objetos más voluminosos y livianos, pero cuidado, aquellos que el peso superior no pueda dañar (chaquetas, saco, etc).

- En la zona más pegada a nuestra espalda deben estar los objetos más pesados, para que su efecto sobre nuestro cuerpo sea el mínimo.

- En la zona más opuesta, los objetos intermedios.

- Y arriba del todo aquellos enseres que sean frágiles, importantes, o de fácil acceso.

1 comentario:

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.