septiembre 21, 2017

Cameron Highlands, té y fresas en los montes de Malasia

Terminada mi -genial- experiencia en Penang, tocaba pasar página y volver al continente para dirigirme a mi siguiente destino: Cameron Highlands, las tierras altas de Malasia. Me había quedado en Penang más tiempo del previsto, así que mi paso por las Cameron sería más breve de lo esperado.

Una furgoneta me recogió en el hostal y me llevó hasta el autobús junto a otros viajeros. Aquí confirmé lo cómodos y espaciosos que son los buses en la península malaya.

Autobús de George Town a Tanah Rata (Cameron Highlands): RM 40 8,3 €

Cambio: RM 4,8 = 1€ (aprox.)

+ furgoneta de recogida: RM 3


Ascendiendo los puertos de montaña pude contemplar lo precioso que es el paisaje en estas tierras. Escarpado y verde. Las buenas sensaciones, sin embargo, se marchitan al observar cómo el terreno se llena de edificios desproporcionados, complejos residenciales enormes y urbanización de un gran impacto que lo inunda todo. Los infinitos campos de invernaderos y las fábricas tampoco son una visión idílica, pero al menos cumplen una función por la que esta zona es famosa: la fresa y el té.

Alojamiento en Cameron Highlands
Llegado a Tanah Rata me alojé en TJ Lodge, una guesthouse bastante acogedora y céntrica. También tenían un servicio de tours, que son muy prácticos si se tiene poco tiempo para disfrutar de Cameron Highlands, como era mi caso. Es cierto que se pueden hacer muchas cosas por cuenta propia, incluyendo numerosos paseos por los bosques de la zona.

TJ Lodge (Habitación individual): RM 32 6,6 €

Cambio: RM 4,8 = 1€ (aprox.)

Reserva tu estancia en TJ Lodge pinchando aquí
O busca otro alojamiento en Cameron Highlands pinchando aquí

Tour guiado en Cameron Highlands: RM 50 10,4 €

Cambio: RM 4,8 = 1€ (aprox.)

-Plantación de té (Visita a fábrica si está abierta)
-Mossy Forest
-Granja de mariposas (Entrada no incluida:
-Granja de fresas


Por la mañana, el guía Rachet, un hombre enérgico de pelo blanco y piel oscura, pasó a recogerme al hostal en su viejo 4x4. En él iban una pareja china y dos amigos escandinavos.
Yo iba delante con él, charlando, y me transmitió su preocupación por la deriva destructiva de la humanidad. "Tenemos que proteger todo esto" me decía, "y cada vez que veo a turistas o locales tirando basura en los montes, no lo entiendo".

Primero nos llevó a visitar unas bonitas plantaciones de té, y aunque la fábrica estaba cerrada aquel día, pudimos obtener de él toda la información necesaria para conocer el proceso de creación del té.



La carretera continuaba ascendiendo hasta la cima de la montaña, donde se encuentra el Mossy Forest, el bosque de musgo. Una espesa niebla lo cubría todo, y Rachet se lamentaba de que no pudiéramos disfrutar de las vistas, pero a mí me parecían unas condiciones perfectas. La niebla, junto con el siniestro verde del musgo y las solitarias gotas de humedad condensada en la vegetación, hacían que aquello pareciera el paisaje de otra dimensión. Precioso.



Descendimos de nuevo al valle, y nos detuvimos en la granja de mariposas. Ver a estos gigantes y coloridos insectos alados posándose en flores y plantas de todos los tonos y formas era magnífico, pero en el mismo recinto me topé con otros animales en jaulas, y eso no me gustó un pelo. De pronto, tuve la sensación de que era una especie de mini-zoo. Si volviera atrás no pagaría por entrar allí.



El tour finalizó deliciosamente en una granja de fresas. No permiten acceder a los invernaderos a no ser que sea para recolectar fresas, y como yo sólo tenía intención de grabar y sacar algunas fotos, aproveché que mis compañeros escandinavos iban a hacerlo para acceder con ellos. Qué mejor manera de acabar el tour que degustando un rico plato de fresas con azúcar. Ñam.


Comer y cenar en Tanah Rata
La calle principal de Tanah Rata está repleta de establecimientos de diferentes gastronomías en los que almorzar o cenar. Los indios y sus variaciones del mee goreng, mis favoritos.


Las temperaturas en Cameron Highlands varían entre lo que uno consideraría "ideal" y el fresco que incita a ponerse una sudadera. La verdad es que puede suponer un respiro si uno está cansado del calor tropical. Y tras un paso por estas montañas verdes, allí es a donde yo volvía...

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.