julio 12, 2017

Coron, tour privado. El paraíso me regala nuevos amigos

David y Ángela, a los que ya había conocido la noche anterior mientras tomábamos unas cervezas, me invitaron a una pequeña fiesta organizada por Aldrich, el dueño de la línea de hostels Red Carabao, que a punto estaba de abrir un centro en Coron.


En aquella oficina recién reformada quedamos un buen número de occidentales y filipinos, bien provistos de patatas fritas y Red Horses. Un poco de música por aquí, unas cuantas conversaciones por allá... y el descubrimiento de lo fuerte que pega el alcohol de la Red Horse.

La gente era tan simpática y -creo- nos caímos todos tan bien, que decidimos planear un tour privado por Coron Island para el día siguiente. Iríamos a donde querríamos, comeríamos lo que quisiéramos, durante el tiempo que se nos antojara, y todo rodeado de amigos.

Tour en bangka privada por Coron Island
Una de las chicas, Noeme, era guía, así que ella misma podría presentarse como responsable del grupo ante la guardia costera. Probablemente fue la guía más molona que tendremos jamás. ¡Y menuda energía!

Island hopping en bangka privada: 1000 PHP 18,8 €

Cambio: PHP 53 = 1€ (aprox.)

Paradas:
-Siete Pecados
-Barracuda lake
-Banul beach
-CYC Beach

Iniciamos este tour personalizado -en el que nosotros elegimos las paradas por consenso (guiándonos por las recomendaciones de Noeme)- por la zona marina protegida de nombre "Siete Pecados". Este grupo de pequeños islotes tiene a su alrededor una interesante zona de corales bastante bien conservada. La corriente en los extremos es bastante fuerte, cuidado al nadar por aquí.



Después nos dirigimos a un lugar que yo ya conocía, pero que pude disfrutar en mayor medida debido a la ausencia de visitantes. Nos adentramos en Barracuda Lake y ninguna muchedumbre interrumpía la solemnidad que imprimían esas enormes paredes.
La entrada al lago, al que se llega sorteando una afilada pared de roca gris, ya te deja con la boca abierta. A diferencia del día anterior, ahora el sol golpeaba esta pequeña laguna y el agua se iluminaba de un turquesa brillante.


En el interior del lago la visión de las paredes verticales hundiéndose en un agua transparente como el cristal me volvía a dejar con la boca abierta.


La parada para comer la hicimos en la que -para mí- es una de las mejores playas del país: Banul beach. Se encuentra en la vertiente occidental de la isla y se caracteriza por sus kubos agarrados precariamente a la roca sobre un mar cristalino. El tiempo era nuestro, así que no tuvimos prisa por marcharnos. Tras comer, yo me harté a sacar fotos mientras los demás descansaban a la sombra o jugaban a voleibol en el agua, y sin que nos diéramos cuenta nos quedamos solos. Todo ese paraíso para nosotros.


El tour finalizó en otro lugar que yo también había visitado el día anterior, pero aquí de nuevo no había nadie, CYC beach. ¿Dónde estaba la gente? El truco es que si contratas una bangka privada tú controlas los tiempos, y mientras nosotros seguíamos dando vueltas entre islotes, los tours habían vuelto hace horas a puerto.


La mayoría seguimos juntos hasta el final del día y nos fuimos a cenar hasta un restaurante que nos habían recomendado, el Santino's Grill. Está algo alejado del centro del pueblo, así que conviene coger un triciclo si no se tiene moto. Tampoco es de lo más barato, pero está todo muy rico.

Cena en Santino's Grill: ± 300 PHP 5,6 €

Cambio: PHP 53 = 1€ (aprox.)

Hamburguesa y algún plato de picoteo compartido.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.