junio 28, 2016

Costa Brava: paraíso mediterráneo a la vuelta de la esquina

Si me piden que piense en mis lugares favoritos del mundo, probablemente uno de los primeros en los que piense será la Costa Brava de Catalunya, en la costa mediterránea. He pasado innumerables veranos de mi infancia en ella, pero no sólo me cautiva por su factor nostalgia, sino porque cada vez que vuelvo me maravilla de nuevo. ¿Cuáles son las razones?

Arena y mar de ensueño
El Mediterráneo guarda pequeños tesoros en sus costas que nada tienen que envidiar a paraísos de postal de las antípodas. Uno de ellos está en la Costa Brava, engalanada con playas impolutas de todos los tamaños y aguas transparentes. Si lo tuyo es la tranquilidad absoluta, puedes dejar a un lado esas playas más accesibles y buscar las pequeñas calas aisladas.


Tu camino entre estas playas y calas se abrirá paso entre la tierra de color ocre, las casas blancas adornadas con flores y los pinos con su característico olor. Puede que en verano el calor sea algo acuciante, pero a la sombra de estos árboles perennes la suave brisa del mar te aliviará.

Si te aburres del relax, no olvides hacerte con unas gafas y tubo para explorar el fondo rocoso. Te recomiendo unos escarpines o chancletas acuáticas.


Como mejores calas y playas resuenan los nombres de El Castell y Cala Estreta, ambas en Palamós, Sa Riera y Aiguablava, en Begur, Cala Pola, en Tossa de Mar... Pero hay mil y quizás mejores, así que te recomiendo que busques tú tu favorita. ¡A explorar!

Pintorescos pueblos
Pero la Costa Brava no sería lo que es sin esos encantadores pueblos en los que pasar las tardes de verano. Podemos dividirla en las comarcas del Alt Empordà, Baix Empordà y La Selva.

Nosotros siempre nos hemos alojado en S'Agaró, en el Baix Empordà. Es un pequeño municipio con una playa larga y bonita perteneciente a Sant Feliu de Guixols, éste sí más grande y desarrollado, pero aun así agradable y normalmente tranquilo. Objetivamente hablando, parece un buen lugar donde asentarse, ya que geográficamente se encuentra en medio de los lugares de interés al Sur y al Norte. Para compras o marcha uno puede desplazarse a Platja d'Aro, a pocos kilómetros.

Una de las joyas del Baix Empordà es Calella de Palafrugell, un precioso pueblo de calles blancas, pequeñas barcas de pesca, asomado a las transparentes aguas.


El tesoro del tramo de La Selva sería Tossa de Mar. Este pueblo, cada vez más moderno, se asienta sobre una pequeña bahía custodiada por una imponente muralla medieval, edificada sobre el cabo en torno al siglo XII para defenderse de la piratería. No, no es una escena de Juego de Tronos, es de verdad. Lo mejor es que puedes explorar las callejuelas y escondrijos de este "barrio" amurallado, con impresionantes vistas al mar desde los acantilados incluidas.


En el Alt Empurdà, no podemos pasar por alto la singularidad de Ampuriabrava, con sus casas dispuestas a lo largo de sus canales. Es, sin duda, la segunda Venecia del Mediterráneo. Y cómo no, Cadaqués, pueblo de Dalí. Poco hay que decir de este lugar que no pueda transmitirse por medio de una imagen.


Playas, pueblos y más allá: Caminos de ronda
No todos los conocen, pero están ahí. Senderos serpenteantes que aprovechan el perfil del mar para unir pueblos, playas o calas. Los hay muchos, pero yo le tengo a uno especial cariño.


Desde S'Agaró hay dos opciones: seguir el camino de ronda hacia Sant Feliu de Guixols, por debajo de las mansiones millonarias, o tomar la vertiente que llega hasta Platja d'Aro. Escojas cual escojas, te maravillará el verde de los pinos y el azul turquesa del Mediterráneo, pero el segundo te llevará hacia el norte con especial serenidad, mostrándote la piedra blanca de las afortunadas casas a primera línea de costa, sus arcos cubiertos de flores, los balcones del camino asomados sobre las minúsculas calas... Si continúas, acabarás llegando a Sa Conca, una de mis playas/calas favoritas.


Para descubrir más caminos de ronda, visita la página oficial de la Costa Brava.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.