mayo 01, 2016

¿Nos odian en Asia?


Tenemos una imagen romántica de los países asiáticos. La paz, la tranquilidad, la hospitalidad, la sonrisa... Muchos viajeros se sienten decepcionados cuando llegan allí y el recibimiento es algo más frío de lo que habían imaginado. Se topan con gente amable, sí, pero también con muchas personas toscas, bordes... a veces incluso agresivas. A todos nos ha pasado.

Es después de un tiempo, tras varios intentos de estafa, tras numerosos gestos feos... cuando uno acaba preguntándose: ¿Les molesta que yo esté aquí? Es tras escuchar y leer en los medios sobre diversas agresiones violentas a turistas cuando cae la siguiente duda: ¿Nos odian en Asia? Incluso a mí, que he tenido experiencias humanas buenísimas en Asia, se me han pasado por la cabeza estas preguntas. Démosles respuesta.

Pocos días antes de escribir este artículo se ha difundido por la red el vídeo de un grupo de tailandeses dando una paliza espeluznante a una familia británica. Los comentarios no se han hecho esperar: "Ahí tenéis la sonrisa de Tailandia", "Menuda hospitalidad asiática", "Para que luego digan que esos países son seguros", etc. ¿Son fundadas esas opiniones? No, nunca una opinión tan extremista es fundada.

La realidad es que ni la sonrisa ni la hospitalidad asiáticas son algo riguroso, aceptémoslo. Ese mundo perfecto no existe, por desgracia. Como en todas partes nos encontraremos con gente buena y gente mala. Pero atención, sí es cierto que por configuración cultural, económica, social o religiosa existen más posibilidades de conocer personas amables y generosas en Asia que en cualquier otro lugar del mundo. ¿Entonces por qué nos cruzamos con personajes tan desagradables, tan indiferentes hacia nosotros? Por lo que ya comentamos en el artículo sobre los timos, porque los modernos y destructivos instintos del humano moderno (el humano capitalista) lo han inundado todo, y esos instintos abundan en los circuitos turísticos por los que habitualmente nos movemos.


¿Todo es culpa del dinero? Dejemos ese tema, esa es una afirmación demasiado ambigua. La especificación en este tema sería decir que la invasión occidental en los países asiáticos ha trastocado la vida, el comportamiento y la visión de sus habitantes. ¿Cómo te sentirías si millones de turistas acomodados desembarcaran en tu país mientras tú tienes que luchar todos los días por llevar un plato de comida a la mesa? ¿Soportarías verles de bar en bar, de playa en playa, de selfie en selfie, descuidados frente a tu cultura, a tus hábitos, a tu rutina? ¿Soportarías ver un desfile incansable de los países dominantes de este mundo pasando delante de tus narices mientras en tu nación el estado de bienestar se tambalea (o no existe)? Eres buena persona, probablemente lo soportarías, ¿pero tendrías ganas de sonreír? No me malinterpretes, no estoy diciendo que seas culpable (yo también lo sería), pero sí deberíamos ser más cautelosos, saber a dónde vamos, y viajar con una responsabilidad y un respeto especiales hacia nuestros huéspedes. ¿No creéis?

¿Quiere esto decir que antes del boom turístico no había "malas" personas? Claro que las habría. Siempre las ha habido, en cualquier parte del mundo. Pero está claro que el -aparentemente- cada vez más numeroso desdén hacia los extranjeros es un producto de cómo el turismo ha vapuleado las sensibilidades de muchos residentes. ¿Nos odian? Habrá algún otro que sí, quién sabe... ¿Pero nos odian todos? Por supuesto que no. Estas experiencias malas, estas agresiones violentas, son la suma de muchos factores: la persona incorrecta, el momento inadecuado, el alcohol, las drogas, el orgullo del propio visitante... Evita los malos rollos. Huye de los problemas. Y si quieres conocer al verdadero ciudadano asiático, tendrás más posibilidades de hacerlo si te alejas del circuito turístico.

Para complementar mi -siempre humilde- opinión, decidí consultar a un paisano mío que lleva tiempo viviendo en Tailandia. Oscar, bloguero en Un Billete de Ida, conoce muy bien a sus habitantes y su opinión sí que es fundada. Allá van sus palabras:

"Creo que pensar que las sociedades asiáticas sienten odio o rechazo hacia los occidentales sería exagerado y además no se puede generalizar, no olvidemos que Asia es uno de los lugares más seguros para cualquier viajero. Quizás se pueda ver cierta indiferencia hacia nosotros en algunas zonas turísticas demasiado explotadas, y es una indiferencia causada por el propio turista en muchas ocasiones. Cuando llegan a un lugar masas de occidentales con el único fin de dedicar sus vacaciones al binomio de playa y fiesta como harían en sus países de origen, sin preocuparse lo más mínimo por respetar las tradiciones locales o intentar adaptarse un poquito a una diferencia cultural enorme, puede haber cierto rechazo por parte de los lugareños. Algunos pensarán que estos guiris no aportan nada positivo y se crea una barrera difícil de traspasar, pero cualquier viajero que salga de los típicos circuitos A, B y C y tome contacto con la gente que no vive del turismo comprobará que el trato es mucho mejor, hay un interés de conocimiento entre ambas partes y el feed back será más natural. Y si hablamos del Sudeste Asiático pienso que países como Tailandia, a pesar de que me encanta y vivo allí gran parte del año, se están quemando demasiado a cuenta del turismo. Hoy en día y en mi opinión, el verdadero país de las sonrisas es Filipinas."

8 comentarios:

  1. Hola! acabo de leer tu artículo y la verdad que estoy totalmente de acuerdo, pero como en todas partes el turismo a veces corrompe los lugares. Estoy deseando visitar Tailandia como primer país para empezar a conocer Asia, y sin embargo pienso que el día que yo llegue será muy distinto a la idea que teníamos, esa que dices de playas tranquilas y paradisíacas, culturas exóticas y paisajes increíbles. Creo que solo habrán hoteles, turistas y más turistas como yo y gente intentando aprovecharse. Al final todos acabamos perdiendo, pero quienes somos para decir qué lugares se deben visitar y cuales no? al final todos tenemos el mismo derecho a conocer un país que no es el nuestro, y aunque se haga desde el respeto, creo que es inevitable que los lugares se corrompan. Yo vivo en la costa de Alicante y a veces me siento extranjera en mis propias playas. Todo está enfocado para alemanes, ingleses y noruegos. Las terrazas donde todas las tardes tomábamos helados ahora son chillouts carísimos para rusos, ni siquiera contratan a la gente de aquí porque prefieren camarer@s de esos países para hablar sus idiomas. Si me preguntan si los odio... pues en parte sí, pero entiendo que todo lo que hacen aquí es mucho mas barato que en sus países, al igual que nosotros viajamos a Tailandia de fiesta, turismo cultural, lo que sea...

    es un tema delicado y de difícil solución. Lo que tengo claro es que como me espere más para viajar a Tailandia, acabaré cambiando el destino a Indonesia o Filipinas!

    buen post :)
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto Andrea. Viviendo en Alicante eres un buen ejemplo pero además desde el otro punto de vista. Gracias por tu opinión ;)

      Eliminar
  2. Ah!! he encontrado esto que podría estar relacionado
    http://www.hosteltur.com/comunidad/004853_turismofobia-un-relato-que-va-a-mas.html
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Interesante blog! Muchas gracias!

    Si me permitís mi opinión os diría tras mi segundo viaje a Tailandia que creo en ningún sitio me han tratado mejor, y sin esperar nada a cambio (quizás en momentos puntuales con ciertos vendedores, conductores de tuk-tuk o taxistas pero contadas ocasiones. Entended que en la mayoría de los casos vienen de clase social baja como en todos los países existen).
    En otros países sí he percibido una sonrisa y amabilidad interesada.

    No solo no he percibido ese odio, sino que además puedo asegurar que tengo amigos tailandeses creo ya de por vida.
    Mi forma de actuar creo que también me ha ayudado, hablando con tono de voz más bajo del habitual, educación, paciencia y que menos que aprender en tailandés a decir sí, no, hola y gracias...eso como mínimo, porque creedme que cuanto más os esforcéis en aprender un poquito idioma y cultura más lo valorarán (algunos viajan confundidos, porque se habla más o menos inglés, pero NO es su obligación hacerlo).
    Como lleguéis a un sitio hablando fuerte y diciendo que tenéis prisa tardarán una hora...sonriendo y diciendo que no hay prisa ("sabai sabai" ó "yai yen", a vuestra elección)tardarán pocos minutos.
    Otro consejillo, si Bangkok no tiene playa, evitad vestiros como si la tuviese (no creo que lo hagáis por Madrid o vuestra ciudad). Os vais a evitar cazaturistas, que en todos sitios los hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. La verdad es que yo también soy bueno con la gente y en Tailandia apenas tuve problemas. Donde más problemas he tenido ha sido en Indonesia, y eso que he sido siempre amable.. Pero en fin, algunas cosas no se pueden evitar.

      Gracias por tu opinión! ;)

      Eliminar
  4. Muy buen artículo y comentarios. Creo que tienen una cultura mucho más respetuosa que la occidental y por esto hay tanta molestia,en general, no para las personas que viven del turismo,los quales les gustan que la gente beba,coma,alojarse y disfruten todo lo hay que hacer pago,sino molestia al pueblo a parte del turismo. A mi,me gusta siempre buscar información de las costumbres y intentar no agredir culturalmente a nadie.

    ResponderEliminar

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.