abril 30, 2015

Turismo responsable: Elefantes



Tocar y montar en elefante era -como dicen en inglés- un must-do, algo obligatorio en tu paso por el sur de Asia. Si no enseñabas una foto tuya haciendo un trekking en elefante, ¿qué demonios habías hecho en Tailandia? La verdad es que subirse a lomos de un elefante no tiene nada que ver con la actual experiencia asiática. Por supuesto, estos animales han desempeñado un importante papel en la historia humana del Sudeste Asiático, pero a día de hoy su utilización sólo se debe al turismo y a otros objetivos aún más crueles.

Esta injusticia tiene niveles de gravedad, siendo todos deleznables. Desde los aparentemente inofensivos paseos en elefante por la selva, pasando por el empleo de estos mamíferos como mascotas de festivales callejeros, hasta la utilización de crías para espectáculos en resorts o para mendigar por las calles de alguna ciudad (se han producido casos de crías de elefante que caen muertas en plena calle). Y eso cuando no se les tortura para que participen en circos o zoológicos.

No debemos olvidar que el elefante, a pesar de su posible "domesticación", es un animal salvaje. Normalmente se captura a las crías en Myanmar y se mata a los adultos que la acompañan. Luego, la "domesticación" no se produce por métodos pacíficos. Se coarta con el miedo y el dolor, a través de un entrenamiento al que llaman "romper el alma". Las técnicas no hace falta que las nombremos porque son horribles. Solo nos hace falta saber que esto ocurre, y ocurre con todos los elefantes cuya existencia está dedicada única y totalmente al turismo.



Muchos de estos negocios, ante la creciente moral animalista del turismo, han decidido auto-proclamarse como "reservas" o "santuarios", pero nada más lejos de la realidad. Puede que sus políticas de relaciones públicas intenten mostrar una cara amable, respetuosa... pero tras esta falsa careta hay explotación y quién sabe si maltratos o incluso tráfico ilegal.

Si uno ama a los animales y quiere presenciar elefantes en el Sudeste Asiático deberá informarse bien y acudir a sitios cuya principal determinación sea el cuidado o la rehabilitación de estos animales. Su objetivo es conseguir reinsertar a los animales en la naturaleza o mantenerlos en las condiciones más naturalizadas posibles en caso de que no se les pudiera reintegrar. No crían animales a no ser que haya un propósito de conservación. Y jamás trabajarán por ofrecer un servicio al turismo, sino que el turista podrá observar el trabajo que se hace allí, estando casi siempre prohibido el contacto entre humanos y elefantes. Estos santuarios estarán avalados por asociaciones medioambientales o conservacionistas, así que no costará encontrar información. De momento, os dejo algunos santuarios avalados por la fundación de Turismo Responsable FAADA:
ELEPHANT NATURE PARK (Tailandia): Uno de los pocos santuarios reales del Sudeste Asiático que rescata y rehabilita a los elefantes de forma íntegra. También tienen proyectos en Myanmar y Camboya. Reciben a visitantes que pueden conocer cómo se trabaja y la historia de los animales rescatados, además de ofrecer la oportunidad de convertirse en voluntario por un tiempo. Más info: Elephant Nature Park.
BOON LOTT'S ELEPHANT SANCTUARY (Tailandia): Otro lugar recomendado por los expertos en conservación. Cuentan con 500 acres de terreno forestal para que los elefantes vivan libremente bajo sus cuidados. Como dicen su web "Nada de espectáculos. Sólo elefantes.". Más info: Boon Lott's Elephant Sanctuary.
WILDLIFE FRIENDS FOUNDATIONS (Tailandia): Esta fundación trabaja protegiendo a diversos animales asiáticos, entre ellos el elefante. Rescatan a elefantes víctimas de la mano humana y los cuidan en su santuario natural con posibilidades de reinsertarlos en la naturaleza si las características del animal lo hacen posible. Otro de sus pilares es la educación a los humanos para evitar el maltrato, la caza, el tráfico... y la participación en todos los negocios que financien a aquellos. Ofrecen cursos de concienciación a niños, gente local, turistas en general... Más info: Wildlife Friends Foundations.
ELEPHANT TRANSIT HOME (Sri Lanka): rescatan a crías de elefantes huérfanas y las cuidan hasta que pueden ser devueltas a la naturaleza. Mantienen a los elefantes en una gran sección del Parque Nacional de Udawalawe, y es en sus horas de alimentación cuando los turistas pueden observarlas desde lejos. El contacto con los humanos está totalmente prohibido. Más info en la web de la Fundación Born Free (que recomienda el santurario).

Ya no hay excusa para la ignorancia y la ingenuidad. Si quieres acabar con el maltrato y la esclavitud de los elefantes en Asia todo empieza por tu actuación. Di NO a los negocios crueles, a los santuarios falsos, y confía solamente en las asociaciones y centros cuya principal preocupación -de verdad- es el bienestar de estos preciosos animales. Y comparte esto para crear conciencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.