abril 21, 2015

Tanteando Indonesia



El hecho de que nos vamos a Indonesia ya está confirmado, los vuelos están reservados (los precios os los contaremos todos de una tacada cuando hayamos hecho el viaje). Así que es hora de empezar a imaginar. No queremos ir con nada organizado, porque no sabemos qué lugares nos gustarán más ni el tiempo que pasaremos en cada uno de ellos. Lo único que vamos a tener bien atado son los vuelos de ida y vuelta:
30 de agosto: Bilbao - Amsterdam - Yakarta
6 de octubre: Kuala Lumpur - Amsterdam - Bilbao

Obviamente allí vamos a tener vuelos internos, incluyendo el que nos lleve a Kuala Lumpur para las últimas horas del viaje (que previsiblemente aprovecharemos para visitar la capital malaya).
Nada organizado, puro estilo mochilero, pero evidentemente hay que ir con unas nociones de lo que nos espera y de lo que esperamos. Así que este post trata sobre eso, sobre el esbozo de lo que va a ser nuestra travesía por Indonesia. ¿Qué lugares no nos queremos perder? ¿Cómo vamos a dinamizar el itinerario por todas las islas? Si no queremos perder el tiempo y necesitamos aprovechar los días al máximo, un poco de previsión hay que tener. Recordemos que, por muy mochilero que vaya a ser el viaje, hay una fecha de vuelta.

Prioridades
Java
Bali
Lombok - Islas Gili


Prioridades secundarias
Borneo
Komodo


Opcionales
Flores

- Aprovechando que aterrizamos en Java, lo primero que haremos será recorrer esa isla por sus puntos más emblemáticos: Yogyakarta y sus alrededores, Borobudur, Bromo, Ijen... y lo que vaya surgiendo... ¿Karimunjawa?. A grandes rasgos es un itinerario lineal de oeste a este de la isla, para dar después el salto a su vecina Bali.

- En Bali nos gustaría ver todo. Todo aquel que va a Bali se enamora de la isla y si tenemos la misma suerte nos querremos quedar por allí bastantes días. No es una isla excesivamente grande pero tiene un abanico de playas, campos y ciudades inmenso. No nos perderemos el sur (Kuta, península de Bukit, etc), ni tampoco Ubud, y quizás hagamos una escapada a Nusa Lembongan...

- Y es aquí cuando los planes se diluyen un poco más, porque yo tengo muy en mente Lombok, y me encantaría visitar Komodo y sus aguas. He oído algunas contraindicaciones sobre Komodo, así que por encima de ésta situaré a Lombok, y si el tiempo está de nuestro lado planearemos in situ una escapada a Flores (como campo base) para conocer Komodo. Yo había pensado partir de Labuanbajo (Flores) hacia Lombok en un pequeño barco-crucero que te lleva de ruta por las islas del Parque Nacional de Komodo y te incluye la visita en la isla principal para ver a los dragones, pero esto también debe tener sus importantes puntos negativos, así que todo será verlo.

- En Lombok están las placenteras y relajantes islas Gili. Unos días de descanso, bicicleteo y snorkel allí no nos van a venir mal. En la propia Lombok tampoco hemos fichado gran cosa, solamente el trekking de tres o cuatro días al volcán Rinjani (la segunda cumbre más alta de Indonesia), que tendremos que reservar y realizar con guía (no hay otra opción, y aunque la hubiera es aconsejable ir guiado). Confiamos en nuestra anatomía deportista para acometer este reto. Por lo que he leído, el amanecer desde el Rinjani vale todos los sufrimientos. Probablemente optaremos por las Gili después de la ascensión al Rinjani.

- Y el último paso de nuestra aventura (o penúltimo, dependiendo de si contamos Kuala Lumpur o no), sería Borneo. Es una de mis prioridades pero introducir Borneo en un plan de viaje limitado siempre será complicado. Borneo es un mundo para el que lo ideal sería contar con un mes más de viaje. Aun así, esperamos reservar la última semana (sin contar el par de días en Kuala Lumpur) para conocer alguna de las selvas de la isla. Al principio me fijé en un Parque Nacional de la propia Kalimantán (la parte indonesia de Borneo), el Tanjung Puting, para ver orangutanes y viajar por su río; pero mis ojos se fueron hacia el lado malayo, hacia Kota Kinabalu, Serawak, el Gunung Mulu... (a elegir) donde se encuentran algunas de las selvas más espléndidas del planeta. Lo malo es que aún eligiendo uno de estos lugares quizás esté pidiendo mucho para tan poco tiempo, porque el desplazamiento hasta allí nos puede costar muchas muchas horas. Lo veremos y os informaremos.

- Los últimos dos días del viaje los aprovecharemos para visitar la capital de Malasia, de la cual sale nuestro vuelo de vuelta a Europa.

Si hay algo que he aprendido en mi breve vida como viajero es que tratar de abarcarlo todo en un tiempo insuficiente hará que no puedas disfrutar de nada. Así que nos tomaremos las cosas con calma, racionando los días, aprovechando cada momento... pero sin prisas. Si tengo que rechazar Flores, o Komodo, o ciertas zonas de Borneo, lo haré. Siempre podré volver allí a disfrutar de esos lugares que me he dejado por el camino (y además es un aliciente). ¡Pero nunca se sabe! Así que lo comprobaremos sobre la marcha y os lo contaremos mientras lo realizamos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.