febrero 11, 2015

Un viaje diferente

Nunca me hubiera imaginado que a principios del 2015 yo estaría poniendo mi pie en América por primera vez. Este no es un viaje planeado. Yo aún tengo mi vista puesta en Asia y Oceanía como principales retos, pero el nombre de Guatemala surgió como premio en un concurso audiovisual y desde el principio mis compañeros y yo tuvimos la determinación de ganarlo. GUATEMALA. No sólo va a ser la primera vez que cruce el charco y pise el nuevo mundo, sino que va a tratarse de un viaje muy especial. No vamos a hacer turismo.

Foto: Lonely Planet

Ya habrá tiempo para viajes autogestionados, para perderse en un país y seguir el instinto propio que te lleva de un lugar a otro. En esta ocasión nos vamos a dejar llevar por los encargados de varias ONGs que operan en el país, y vamos a conocer de primera mano la situación social de algunos de sus lugares. Así que no hace falta ser muy listos para deducir que lo que vamos a conocer son PERSONAS. Pero no sólo "personas", sino gente envuelta en un contexto cultural totalmente distinto, y eso es lo que lo hace tan apasionante. Estamos preparados para maravillarnos con sus historias y sus tradiciones.

Curiosamente, a una semana de partir, no sabemos muy bien qué veremos y por dónde nos moveremos. Apenas unos nombres y lo que he fisgado en la Lonely Planet. Es una forma de viajar ésta... digamos, cómoda en exceso. No me encargo del alojamiento, ni del transporte, ni de la elección del destino, y esa excesiva comodidad me da una sensación de inseguridad que me lleva continuamente a sentir que tengo pendiente algo que organizar. Pero no, sólo tengo que relajarme y dejar que me fascinen con las primeras mieles de un nuevo continente. Siempre preferiré ser yo quien maneje los hilos de mi viaje, pero éste al fin y al cabo no es "mi viaje", es un premio algo condicionado.

Así que voy a comentar aquí lo poco que sabemos, y una vez iniciado el viaje compartiré con vosotros todo aquello que os pueda contar, hasta el último detalle.

GUATEMALA A GRANDES RASGOS
Nos vamos a mover por El Altiplano, una de las áreas geográgicas en las que se divide Guatemala. Las otras son la Vertiente del Pacífico, Guatemala Central y Oriental, y El Petén.
El Altiplano es la zona montañosa del país, con numerosos volcanes más o menos activos. Las dos ciudades principales alrededor de las cuales estaremos son Antigua, a 1.500 metros de altura, y Quetzaltenango (Xela), a 2.300 metros sobre el nivel del mar. ¿Por qué destaco la altitud? Pues porque evidentemente allí tienen un clima tropical salpicado por las temperaturas mínimas típicas de un clima alpino. Conviene que nos llevemos algo de abrigo.

ANTIGUA

Foto: Lonely Planet

Antigua promete ser una preciosa ciudad colonial que nos transporte al Caribe dominado por los españoles. Es el centro neurálgico del turismo del país y un importante punto de encuentro para estudiantes no hispanohablantes que quieren aprender español. Mercados callejeros, arquitectura colonial y exquisitos restaurantes, todo al pie del Volcán de Agua.

QUETZALTENANGO

Foto: Harry D. (Flickr)

En Quetzaltenango nos encontraremos una ciudad mucho más grande, mucho más urbana, pero no tando como la capital. Digamos que es una mezcla entre Guatemala City y Antigua. Se la considera la segunda ciudad de Guatemala. Aun así, según los que la conocen, ostenta también parte de ese alma precolombino que empapa toda la zona de El Altiplano.


Toda este área de Guatemala conserva mucho del espíritu maya que sobrevive a día de hoy en Centroamérica. Puede que en este viaje no vayamos a maravillarnos con ruinas mayas como las de Tikal (a 9 horas en autobús desde Antigua), pero sin duda vamos a saborear la verdadera esencia de la cultura maya en los rasgos, totalmente vivos, que aún actualmente perduran en su gente.

Más info, consejos, e historias sobre la apasionante Guatemala... ¡a la vuelta!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 Si no tienes cuenta, selecciona la opción "Nombre/URL".
 Puedes dejar el apartado "URL" en blanco.